RSS Facebook Twiter You Tube
     Martes | 21.10.14
 
 
 
DESDE EUROPA, por Manu Yáñez Murillo

Rebeldes y confundidos (I)

Dos comedias norteamericanas se perfilan entre lo mejor de 2010. Para empezar: Whip It, la opera prima de Drew Barrymore.

Todavía bajo los efectos de la “listitis” que asoló el Planeta Cine durante el arranque de la temporada 2010 -el vendaval de rankings con lo mejor del año y de la década fue abrumador-, me encuentro atrapado en un torbellino de inútiles dilemas: ¿Cuáles serán las películas de 2010? ¿Y el mejor festival del año? ¿El mejor actor, plano, momento…? Una vez se empieza, resulta difícil parar; es una enfermedad. Y lo cierto es que no se trata de algo nuevo. Llevo metido en “el juego” (the game, si se me permite la analogía/homenaje a The Wire) varias temporadas; reconozco mi adicción. Aunque eso sí, debo aducir en mi defensa que he sido selectivo en mi adhesión al mundo de las listas, focalizando mi interés en las áreas más sugerentes de la producción cinematográfica. Lo que me lleva hasta, como no, la comedia norteamericana, una fuente inagotable de gozo febril y obsesivo.

Una vez situados en materia, la pregunta resulta evidente: ¿Cuál será la mejor comedia de 2010? La carrera por encabezar el ranking comienza reñida gracias a dos sensacionales películas. La primera lleva por título Whip It, está firmada por Drew Barrymore, sorprendente debutante, y es ampliamente analizada en esta primera entrega de Rebeldes y confundidos. A la segunda, Fantastic Mr. Fox de Wes Anderson, le llegará el turno la semana siguiente.

Los mejores antecedentes de Drew Barrymore como actriz -50 First Dates (2004), Charlie's Angels: Full Throttle (2003) o sus intervenciones en el Saturday Night Live-  podían ponernos bajo la pista de un talento oculto, una sensibilidad próxima al romanticismo naïf, a la festiva rebeldía y a los derroches salvajes, pero en ningún caso nos permitían prever que, en su debut como directora, Drew nos pudiera regalar una “película habitable” del calibre de Whip It. Y digo habitable porque, a pesar de su marcado halo melancólico y su sabor agridulce, se trata de una película que inyecta en el espectador la excitación que provoca el súbito despertar al optimismo y la felicidad, el vértigo que se experimenta cuando se creen y se viven las utopías personales. No resulta fácil invocar estas sensaciones sin caer en el moralismo o el sentimentalismo, pero Barrymore lo consigue aproximándose a todos y cada uno de sus personajes con una ternura extrema, capaz de aniquilar todo rastro de misantropía o de juicios morales, componentes habituales de las comedias norteamericanas que proponen una cierta crítica social (a la manera de los hermanos Coen, Todd Solondz, Alexander Payne o Jason Reitman).

Whip It, película basada en la novela Derby Girl, de Shauna Cross, orbita alrededor del personaje de Bliss Cavendar (Ellen Page), una adolescente atrapada dentro de las fronteras de Bodeen, un pequeño pueblo de Texas en el que se representa la versión más anodina de la vida en la Norteamérica profunda; un retrato suburbano en el que parece entrecruzarse el deterioro existencial de The Last Picture Show (1971), la extraña idiosincrasia de Ghost World (2001) y el desconcierto emocional de All the Real Girls (2003). Bliss atraviesa su juventud sumida en una cruda resignación: el tiempo de fantasear con los proyectos para la edad adulta transcurre sin atisbo de horizontes de grandeza (reales o ilusorios). Por su parte, Barrymore aprovecha este retrato del desencanto para empezar a mostrar síntomas de un vigoroso ingenio.

En una secuencia deslumbrante, Bliss y su mejor amiga, Pash (Alia Shawkat), arrancan a bailar delante del mostrador de la cafetería en la que trabajan, al tiempo que transforman la letra del tema Jolene, de Dolly Parton, en una denuncia del hastío que les inspira Bodeen (el “Jolene, Jolene… I’m begging you please don’t take my man, Jolene” se transforma en “Bodeen, Bodeen… Someone get me out of here, Bodeen”). La elegancia del travelling de acercamiento, la amarga alegría con que cantan Bliss y Pash, el brillante uso del icónico tema musical… todos los elementos de la escena resuenan y se amplifican hasta invocar otros momentos álgidos de la historia de los arrebatos musicales en el cine: la escena del baile del Por qué te vas, de Cría cuervos (1976) -ver aquí-; o el dueto romántico entre Steve Martin y Bernadette Peters en The Jerk (1979) -ver aquí-.

En este escenario de luminosa aflicción, Bliss iniciará un intenso proceso de descubrimiento personal al entrar en contacto con un grupo de mujeres que practican el Roller Derby, entre las que cabe destacar a una fanfarrona Juliette Lewis y a la siempre notable Kirsten Wiig, probablemente la mejor comediante del momento junto a Anna Faris. El deporte en cuestión, que se practica sobre patines en un pequeño circuito ovalado, combina los principios de las carreras sobre patines con las prácticas beligerantes del hockey sobre hielo; en definitiva, un deporte de contacto. Así, en esta pequeña y clandestina liga regional de un deporte marginal, Bliss descubrirá una fecunda fuente de alegría, esperanza y realizaciones. Una propuesta narrativa que pone de manifiesto la audacia de Barrymore, sobre todo si se compara Whip It con una película de corte similar como Adventureland, un verano memorable (2009).

Cabe recordar que en la película de Greg Mottola, los (complejos) conflictos existenciales y los (menos interesantes) devaneos sentimentales de los personajes se medían en relación a dos territorios de iconografía conocida: la feria de atracciones (la realidad mediocre) y el sueño de escapar a Nueva York (el horizonte de salvación). Sin embargo, Barrymore opta por construir el paraíso particular de su protagonista en un territorio vedado al conocimiento popular: el Roller Derby, un deporte amateur convertido en símbolo del feminismo de nueva generación. Un universo reconstruido con colorido esmero y claridad expositiva por la directora y por Robert D. Yeoman, director de fotografía habitual de Wes Anderson. En conjunto, un planteamiento en las antípodas de la acentuada masculinidad del grueso de la Nueva Comedia Americana.

De hecho, la relación de Whip It con la NCA ilustra a las claras los intereses de Barrymore. De partida, podría existir la tentación de alinear el filme con un conjunto de películas cuyo humor surge tanto de una sobredimensionada épica deportiva como del tratamiento hiperbólico de la competitividad. Buenos ejemplos de esta tendencia serían la sensacional Talladega Nights: The Ballad of Ricky Bobby (2006), o las menores Blades of Glory (2007) y Semi-Pro (2008), las tres protagonizadas por Will Ferrell; así como Dodgeball: A True Underdog Story (2004), con Ben Stiller y Vince Vaughn; o Hot Rod (2007), con Andy Samberg. Sin embargo, aunque la agresividad física y la rivalidad juegan un papel fundamental en el campo de acción de Whip It, esta se diferencia del resto en la negativa de Barrymore a emplear el distanciamiento irónico en su aproximación a los personajes. En su lugar, la película busca humanizar a sus heroínas, admirar su compañerismo y sus gestos de complicidad, exaltar su triunfante irreverencia y su eufórica camaradería. Las mujeres de Whip It forman una alianza que no desentonaría en el contexto de una película de Howard Hawks.

Aunque puestos a buscar referentes, las películas que más se acercan al tono jovial y al mismo tiempo furioso de Whip It son seguramente las últimas comedias de Richard Linklater, sobre todo The School of Rock (2003) y la remake de Bad News Bears (2005). Estos films efervescentes y habitables, magníficos ejemplos de un cine de la felicidad, celebran la posibilidad de una educación emocional, espiritual e ideológica al margen de los preceptos impuestos por el contexto social. Son películas anti-académicas (en todos los sentidos), libertarias: apologías de la derrota con sabor a victoria. Películas en las que se retrata la lucha universal del ser humano por alcanzar la libertad y la dignidad, un lugar en el mundo. Finalmente, Bliss (Page), como ya hiciera Charlie Chaplin en The Rink (1914) -ver aquí-, encuentra ese lugar entre el caos de golpes y carreras de una pista de patinaje.


 
Martina cinéfila | 31.03.10 - 20:05:54 hs.
Me la bajé de Taringa (Manu aqui no se estrenó en salas ni se editó en DVD) y concuerdo en que Drew B. es un talento a seguir, también como directora. De todas formas no la pondría en el lugar de obra maestra. Me gustó más El Fantástico Sr. Zorro -que sí acaba de salir editada en DVD- que es una maravilla total, espero entonces tu texto sobre el film de Wes Anderson. Saludos!!!!!!
 
Pablo Andres | 13.04.10 - 16:26:08 hs.
Excelente la peli de Drew! Se luce todo el elenco.
 
Fabian (MdP) | 13.04.10 - 21:07:08 hs.
Muy buena crítica, pero me da la sensanción que catalogar a esta película dentro de las "Películas en las que se retrata la lucha universal del ser humano por alcanzar la libertad y la dignidad, un lugar en el mundo..." es medio mucho. A mi sinceramente no me gustó, será que tenía demasiadas expectativas, sobre todo trabajando Ellen Page. Otra cosa, para mi en la comparación con la de Mottola pierde por goleada . Saludos
 
ElChapa | 29.04.10 - 22:18:18 hs.
La verdad es que la vi hace un par de días y me encantó. Coincido con mucho de lo que decís, y me encanta pensar en la idea de que una persona como Barrymore que estuvo en el medio desde siempre, sabía bien qué hacer y qué no en cuanto a convencionalidades dramáticas típicas del género. Por eso no la veo tan anclada como parte de la NCA (aunque sé que esa no es una idea primordial de tu crítica), y sí por ahí es más válida la comparación con "Adventureland". Finalmente, no sé si la de Mottola gana por goleada; son películas diferentes en sus mundos particulares y las vidas de la gente en el parque de diversiones son decidídamente más profundas y hasta oscuras. Pero Drew siempre se supo divertir, y sin subestimar a nadie y dejando a sus actores lucirse grita "Lucha de comida!". Sin embargo, la frase que cita Fabian no me parece una exageración. Para terminar una idea disparatada que conecta las 2 películas... Mottola se armó un final (ese plano, ese momento último; los que la vieron saben a que me refiero) alucinante; pero andá a hacerte esa escena romántica en la pileta: con silencios, miradas y gestos que dicen todo y más. Drew logró esa escena; Mottola pudo haberla entregado, aunque no sé si el impacto de su película hubiera sido el mismo. Me fui!
 
Gandalf | 02.05.10 - 03:25:18 hs.
La verdad vi Whip IT hace un tiempo y fue una sorpresa MAYUSCULA, no la tenia a Drew como directora y menos haciendo una pelicula tan querible.
 
Paùl | 23.05.10 - 14:23:56 hs.
Whip It es una gran pelicula,para mi no alcanza el nivel de Adventureland pero porque pocas peliculas recientes lo alcansan. Para mi Adventureland es una de las obras maestras de los ultimos 20 años. Pero eso si tiene el mismo espiritu , ese espiritu adolescente de dejar el pueblito de mierda. Un espiritu parecido tambien al de la anterior pelicula de Mottola,Supercool. Ay cierto espiritu que une esas 3 peliculas y tambien con algunas peliculas de John Huges (Se Busca Novio,La Chica Explosiva,La Chica de Rosa,Un Experto en Diversiones,El Club de los Cinco).
Esa cosa anarquica adolescente de ir contra lo que te dicta la sociedad,cierto espiritu Punk.
Y Ellen Page esta tan bien como en La Joven Vida de Juno. Y Drew Barrymore es lo màs,ya era una gran acrtiz (sobretodo en La Mejor de Mis Bodas,Como si Fuera la Primer Vez y Letra & Musica) ,ahora parece que tambien es una gran directora.
 
Escriba un comentario
Nombre:
Email: (no será publicado)
Comentario:
Ingrese el texto:
   
     
 
Venecia 2014: 10 reflexiones | 17-09-2014
Cannes 2014: Mi Top 10 | 06-06-2014
La teoría del actor | 04-03-2014
Balance 2013: La hora de los premios personales | 13-12-2013
La crisis española según el cine español (en crisis) | 01-08-2013
Antes de la medianoche: La vida en fuga | 01-06-2013
El Festival Punto de Vista 2013… desde lejos | 07-03-2013
Balance 2012: Mi top 20 | 11-12-2012
A propósito de Andrew Sarris | 14-07-2012
Cannes 2012: Películas que quedaron fuera de juego | 05-06-2012
Terence Davies, cine sublime | 17-01-2012
Gijón 2011: Cuatro películas y otras tantas reflexiones | 01-12-2011
El estado de las cosas en la Nueva Comedia Americana | 02-11-2011
Venecia 2011: El top 10 del festival con críticas incluídas | 20-09-2011
Cine en dos y cuatro ruedas | 04-08-2011
Cannes 2011: Razones para volver cada año al festival | 07-06-2011
Festival Punto de Vista 2011: Fábulas de lo invisible | 21-03-2011
Las relaciones entre los films que vemos y nuestra vida | 06-02-2011
Balance 2010: 20 caprichos, entre Barcelona y Nueva York | 15-12-2010
(Desde Nueva York) Los más diversos rebeldes sin causa | 05-11-2010
 
Nuestros Blogs
Micropsia
Otros Cines TV
Con los ojos abiertos
Otros Cines Peru
Cursos
 
Noticias | 20-10-2014
Exhibición: Inauguraron una sala en el centro de Roma
Noticias | 20-10-2014
Tendencia: Vuelven a los cines argentinos varios clásicos en copias remasterizadas
Taquilla | 20-10-2014
Relatos salvajes sigue siendo el rey en medio de la pobreza
Noticias | 19-10-2014
Festivales: Refugiado, de Diego Lerman, ganó el Premio Especial del Jurado en Chicago
Noticias | 19-10-2014
Rodajes: Almodóvar, Sorrentino y Dolan filmaron cortos en homenaje a los Lumière
Festivales
Otra mirada con saldo muy positivo
Noticias | 18-10-2014
Festivales: Se entregaron los premios de Cine de las Alturas, CineMigrante y FestiFreak
 
 
 
 
 
 
 
 


 
Home | Criticas | Noticias | Festivales | Columnistas | Próximos Estrenos | Taquilla | Ciclos | Debates | Cine en TV | DVD | Industria
Editorial | Música | Libros | Links | Contacto
RSS Facebook Twiter You Tube Micropsia Otros Cines TV Con los ojos abiertos Otros Cines Peru Cursos
Diseño y Desarrollo: Mariel Burstein